Lesiones de la columna vertebral

En las lesiones de la columna vertebral, si quiere entender su lesión lo mejor es conocer como es su cuerpo.

 

Anatomía de la columna vertebral

La columna vertebral está formada por vértebras y discos fibrocartilaginosos intercalados unidos mediante ligamentos. La posición del cuerpo se mantiene por la acción de los músculos que van desde el cráneo a la pelvis. Existen 33 vértebras (7 cervicales, 12 torácicas, 5 lumbares, 5 sacras y 4 coccígeas). Las vértebras sacras están fusionadas formando el sacro y las coccígeas formando el cóccix).

¿Cómo es el hueso?
Una vértebra está formada por un cuerpo, en su parte anterior, y un arco posterior formado por dos pedículos y dos láminas que se unen el la parte posterior formando la apófisis espinosa. En los lados del arco existe una apófisis transversa y dos apófisis articulares, una superior y otra inferior, que se articulan con las apófisis transversas inferior y superior de las vertebras adyacentes respectivamente, formando las articulaciones facetarias. La orientación de estas articulaciones condiciona la libertad de los movimientos de flexo-extensión y rotación que tiene la columna. Las apófisis transversas y espinosas sirven de punto de inserción a los músculos que se insertan en la columna vertebral.

¿Cómo es el disco?
Los discos intervertebrales absorben parte de la presión que soporta la columna. Están formados por una capa externa concéntrica de tejido fibroso llamada anillo fibroso y una zona central de consistencia gelatinosa denominada núcleo pulposo.

¿Cómo se estabiliza la columna?
Al ponernos de pie, en la columna se forman unas curvas de concavidad posterior denominadas lordosis, que se alternan con otras curvas de concavidad anterior denominadas cifosis. De craneal a caudal son: la lordosis cervical, la cifosis dorsal, la lordosis lumbar y la cifosis sacra.

A lo largo de toda la columna vertebral, delimitado por la cara posterior del cuerpo vertebral por delante, por los arcos a los lados y la lámina por detrás, existe el canal raquídeo, que protege a la médula espinal, al cono medular y a la cola de caballo. Los nervios y los vasos salen por los agujeros intervertebrales, que están formados por los bordes superior e inferior de los pedículos de vertebras adyacentes.

Ligamentos de la columna vertebral mantienen las vértebras unidas. El ligamento longitudinal anterior se extiende desde el occipital hasta el sacro por la cara anterior de los cuerpos vertebrales, uniéndolos a la parte anterior de los discos intervertebrales. El ligamento longitudinal posterior se sitúa en la parte posterior de los cuerpos vertebrales, uniéndolos a la parte posterior de los discos intervertebrales. El ligamento amarillo está situado entre las láminas vertebrales, desde la cara anterior de la lámina de la vértebra superior, al borde superior de la lámina de la vértebra adyacente inferior. Es el ligamento más potente y elástico, no obstante con la edad disminuye su elasticidad y aumenta su grosor, condicionando una disminución del diámetro del canal que puede provocar compresión medular. Los ligamentos interespinosos se sitúan entre las apófisis espinosas. En las regiones dorsal y lumbar existen los ligamentos intertransversos que unen las apófisis transversas en estas regiones.

¿Cómo son los músculos?
Los músculos de la columna sirven para mantener la postura, mover la columna, el cuello y la cabeza. El músculo erector de la columna se origina en las apófisis espinosas lumbares y en la cresta sacra, se dirige cranealmente, dividiéndose a nivel de D12-L1 en tres músculos: el músculo ileocostal, que se inserta en el ángulo posterior de las costillas y en las apófisis transversas de C3 a C7, el músculo dorsal ancho, que se inserta en las apófisis transversas, apófisis espinosas y costillas dorsales y el músculo transverso-espinoso que se origina en la apófisis transversa y se inserta en la apófisis espinosa de una vértebra cuatro niveles más arriba. Los músculos interespinosos se sitúan entre dos apófisis espinosas de vértebras adyacentes a nivel cervical y lumbar. Los músculos intertransversos se sitúan entre apófisis transversas de vértebras adyacentes. En la región posterior del tronco encontramos el músculo cuadrado lumbar que se origina en la 12ª costilla y en las apófisis transversas lumbares y se inserta en la cresta ilíaca.

¿Cómo es la médula espinal?
La médula espinal es un cordón nervioso. En un corte transversal de la médula se observa una parte central (sustancia gris), que alberga los cuerpos de las neuronas y las dendritas que unen neuronas entre si, y una parte periférica (sustancia blanca) que contiene los axones de las neuronas. En la sustancia gris existen dos astas anteriores y dos astas posteriores. De las astas anteriores salen las raíces anteriores de los nervios raquídeos mientras que a las astas posteriores llegan las fibras que forman las raíces posteriores de los nervios raquídeos. La conducción de impulsos de la médula es una actividad específica de los cordones de la sustancia blanca. Cada cordón está formado por fibras agrupadas en haces. Algunos haces son ascendentes o sensitivos (conducen hacia el encéfalo los impulsos que provienen de los receptores externos o internos) otros son descendentes o motores (transmiten los impulsos desde el encéfalo a las motoneuronas del hasta anterior).

Las vías ascendentes recogen la sensibilidad termoalgésica, vibratoria y propioceptiva. Las vías de la sensibilidad termoalgésica se cruzan al otro lado en cuanto penetran en la médula y suben por los haces espinotalámicos anterior y lateral del otro lado. La sensibilidad vibratoria, la de la posición y la de la discriminación espacial suben por el mismo lado de la médula por la columna posterior y se cruzan al otro lado en el encéfalo. Las vías de la sensibilidad propioceptiva ascienden por el mismo lado, a través de los tractos espinocerebelosos, hasta el cerebelo, sin cambiar de lado.

Las vías descendentes tienen su origen mayoritariamente en neuronas de la corteza cerebral y llevan los impulsos para los movimientos voluntarios. La mayoría de las fibras cruzan al otro lado a nivel bulbar, bajando por el cordón lateral del otro lado de la médula espinal. Estas fibras terminan a diferentes alturas de la médula, donde conectan con la segunda motoneurona. El axón de la segunda motoneurona sale por la raíz del nervio raquídeo y termina su recorrido en un órgano efector.

 

Para saber más:

Degeneración discal
Hernia discal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies