);

Lesiones neurológicas canaliculares

Los nervios son aquellas estructuras anatómicas que van desde la médula espinal hasta los distintos músculos y órganos de las extremidades.

Se organizan en distintas estructuras anatómicas en función de la localización que ocupan en la extremidad. En la raíz de los miembros a la salida de la médula espinal forman plexos que se ramifican y dan diferentes ramos terminales principales que irán recorriendo toda la extremidad dando la inervación a los músculos.

A todo este conjunto de fibras nerviosas se le denomina sistema nervioso periférico.

Este sistema nervioso llamado periférico conduce los impulsos nerviosos desde los distintos centros de control cerebral o medular (llamado sistema nervioso central) hasta los músculos y al revés reciben información de los órganos periféricos como la piel, glándulas o musculatura y la transmiten hasta los sitios de control central.

Para realizar su función, los nervios contienen distintos tipos de fibras, las motoras que llevan órdenes desde el cerebro o médula hasta los músculos, las sensitivas que recogen información desde la periferia y la transmiten al sistema nervioso central y las autonómas que regulan los órganos cuya actividad no tiene un control voluntario , por ejemplo la musculatura del corazón.

Durante el período embrionario cuando se forman los nervios se distribuyen desde el centro hasta la periferia, acomodándose entre las estructuras musculares y alrededor de las articulaciones.

Con el paso del tiempo debido a pequeños traumatismos repetidos o por sobre uso se van produciendo rozamientos sobre estas estructuras nerviosas y los ligamentos, fascias o músculos que los envuelven, que pueden llevar a atrapamientos y compresiones nerviosas.

Síndromes canaliculares

Los síndromes canaliculares son una patología muy frecuente, sobre todo las de la extremidad superior.

Es importante diferenciar si la causa es compresiva o debida a patología médica. Si se trata de una compresión mecánica pura el tratamiento pasa habitualmente por una cirugía de descompresión nerviosa. Si hay una patología neurológica o metabólica de base responsable de la lesión nerviosa (p.ej la diabetes o el hipotiroidismo), el tratamiento debe enfocarse al control de la enfermedad.

Destacamos una anamnesis y exploración física minuciosa. Algunas neuropatías pueden ser hereditarias y manifestarse en distintos grados en los descendientes. Conocer los antecedentes patológicos y familiares del paciente es necesario para una correcta orientación diagnóstica en estos casos.

En el caso de las compresiones mecánicas puras se pueden realizar maniobras de provocación que hacen aparecer la sintomatología. Muchas veces nos debemos ayudar de las pruebas neurofisiológicas como la electromiografía o las pruebas de imagen para esclarecer el diagnóstico.

También es importante conocer que de un mismo nervio puede haber una compresión a doble nivel. Por lo que se requerirá una descompresión simultánea de las dos localizaciones.

Una vez tenemos claro que la causa es una compresión mecánica, esta es una urgencia quirúrgica, ya que si la compresión persiste en el tiempo puede producir un daño irreversible en el nervio dejando una pérdida de sensibilidad y una afectación motora que puede conducir a una parálisis muscular y pérdida de función de la extremidad.

 

Para saber más:

Los diferentes síndromes canaliculares
Síndromes canaliculares. Tratamiento
Síndrome canalicular. FAQ

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies