);

Hernia discal

¿Qué es la hernia discal?

La hernia discal se caracteriza por la salida de material del disco fuera del espacio intervertebral. Esto es debido a que se produce un defecto en las fibras del anillo fibroso, de manera que el núcleo pulposo sale a través de este defecto.

 

Tipos de hernia discal

Protrusión o prolapso discal
El defecto en las fibras del anillo fibroso es parcial, de manera que el núcleo pulposo sigue estando rodeado por algunas fibras del anillo fibroso.

Hernia extruida
La rotura de fibras del anillo fibroso es completa, así, parte del núcleo pulposo pasa a su través. Se subdividen en subligamentosas y transligamentosas, en función de si también pasan el ligamento longitudinal posterior.

Secuestro discal
El trozo de núcleo pulposo herniado pierde su continuidad con el resto del núcleo pulposo.

 

Preguntas frecuentes sobre la hernia discal

¿Por qué duele la hernia discal?
Cuando el disco intervertebral se hernia, normalmente sale hacia la parte posterior o posterolateral de la columna, ocupando el canal medular por donde pasa la médula espinal o los agujeros de conjunción por donde salen los nervios, respectivamente. El dolor se produce cuando el trozo de disco herniado comprime estas estructuras.

¿Cuándo está indicada la cirugía?
Las indicaciones de la cirugía se dividen en relativas y absolutas. Las absolutas son: el Síndrome de cola de caballo y el déficit neurológico progresivo. Las relativas son: El dolor radicular intratable, déficit neurológico que no mejora con los tratamientos conservadores, ciática recurrente, Déficit motor significativo. A pesar de los supuestos teóricos, la experiencia del cirujano define la indicación necesaria.

¿Deben operarse todas las hernias?
Cuando el paciente consulta por primera vez por dolor lumbar irradiado a la pierna y tras realizar la exploración física y las pruebas de imagen complementarias, y siempre que no haya una indicación absoluta de cirugía y la experiencia del cirujano lo abale, se puede comenzar con tratamiento conservador, con analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares e incluso con infiltraciones. Estos tratamientos no curan la hernia, pero al disminuir la inflamación pueden evitar su efecto de compresión sobre las estructuras nerviosas.

¿Qué puede hacer la cirugía?
La cirugía permite:
- Reconstruir la anatomía discal.
- Descomprimir.
- Evitar riesgos de lesión nerviosa permanente.
- Estabilizar los segmentos degenerados.

Con todo esto se consigue casi siempre la desaparición del dolor provocado por la compresión y la progresión de la lesión, que podría resultar en secuelas irreversibles.

 

¿Qué tipo de cirugía podemos realizar?

Cirugía percutánea mínimamente invasiva: nucleoplastia
La nucleoplastia consiste en la coagulación con radiofrecuencia del disco vertebral. Esto se realiza de manera percutánea, introduciendo una sonda en el interior del disco intervertebral a través de la cual se aplica la radiofrecuencia, el resultado es la retracción del trozo de disco herniado.

Cirugía abierta mínimamente invasiva: microdiscectomía
Consiste en la retirada de la porción de disco herniada, preservando el disco sano. Esta técnica se realiza mediante una pequeña incisión en la espalda. Seguidamente se apartan los músculos de la espalda, accediendo a la lámina de la vértebra, donde se realiza un pequeño orificio, a este procedimiento se le denomina laminectomía. Para finalizar, sirviéndonos de un microscopio quirúrgico, se identifican los nervios y el trozo de disco que los comprime, retirando esta parte del disco.

Cirugía abierta descompresiva y de estabilización dinámica: fijación interespinosa
Cuando la región herniada es mayor, puede ser necesario realizar una laminectomía más amplia para acceder a la porción del disco herniado. Para evitar que se produzca una inestabilidad como consecuencia de esta laminectomía, se coloca un dispositivo metálico que estabiliza las apófisis espinosas de la vertebra a la que se le ha realizado la laminectomía y la vertebra adyacente. La ventaja de estos dispositivos es que consiguen estabilizar la columna con mínima restricción del movimiento.

Cirugía abierta descompresiva i de fijación: artrodesis
Para aquellos casos en los que en los que la inestabilidad de la columna es mayor, se requiere una fijación más fuerte de la columna. Esto se consigue colocando unas barras metálicas a ambos lados de la columna que e anclan a las vértebras mediante unos tornillos implantados a través de los pedículos de las mismas.

Prótesis discales
Existen dos tipos de prótesis discales: las totales y las de núcleo pulposo.

Prótesis de disco totales: con ellas se reemplaza todo el disco intervertebral por un dispositivo con dos platillos metálicos que se fijan a al platillo vertebral inferior de la vertebra superior y al plantillo vertebral superior de la vertebra inferior, que están separados por un material plástico (polietileno) que le confiere cierta movilidad.

Prótesis de núcleo pulposo: estas prótesis conservan el anillo fibroso, reemplazándose únicamente el núcleo pulposo. Están indicadas, en la degeneración discal y en la hernia discal. Se utilizan en aquellos pacientes que tienen una degeneración discal en fase temprana, en la que se deshidrata el núcleo pulposo como consecuencia del proceso degenerativo del disco, pero en los que todavía se conserva el anillo fibroso integro. En las hernias discales, si el trozo de disco herniado es muy grande, al retirarlo, se puede ver comprometida la función de amortiguación y estabilización que realizaba el disco, por tanto, en estos casos, se puede sustituir el núcleo pulposo por una prótesis. En aquellos casos en los que la degeneración discal es más avanzada, y también se ha afectado el anillo fibroso, se puede sustituir todo el disco por una prótesis total.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies